Las relaciones de pareja son un continuo ir y venir de sensaciones, no siempre se va a la misma velocidad o no nos sentimos igualmente compenetrados. Es algo habitual que a veces salgan a relucir rencillas, pequeños enfados o discusiones. Pero, ¿cuándo es bueno dejar una relación de pareja?

A continuación os indicamos algunas claves que te pueden hacer ver que ese momento ha llegado. No obstante, si quieres también puedes leer este intereante artículo sobre como olvidar un amor http://amor10.com/como-olvidar-un-amor/

pareja-pelea

Poca actividad sexual

A veces la falta de sexo se debe únicamente a la rutina, en otras ocasiones se debe a que se ha perdido interés en la pareja. Si bien el sexo no es el único aspecto importante en una relación de pareja, hay que saber dejarle su hueco, y si comienzas a tener menos relaciones sexuales, puede ser sinónimo de que la relación ha acabado.

Ya no te atrae físicamente

Al igual que el sexo, el físico no debe ser lo único que importe en una relación, pero sí comienza a no gustarte o no atraerte lo que antes sí lo hacía, quizás haya llegado el momento de poner fin a la relación.

Os guardáis secretos

Si antes no había secretos entre vosotros, ahora ya te cuesta más contarle según qué cosas a tu pareja. Si crees que no le va a gustar lo que sabes o te da miedo compartirlo con tu pareja, ¿por qué seguir juntos?

No os sentís cómodos juntos

Si hace un tiempo, todo lo hacíais juntos, ahora buscas cualquier excusa para buscar nuevas compañías o no hacer nada con tu pareja.

chica-tristeDiscusiones en público

Críticas, miradas desafiantes, tonos de voz inadecuados…y todo eso en público. Has perdido ya el decoro de intentar arreglar los problemas en casa, comienzas a no respetar a tu pareja, señales inequívocas de que ya no debéis estar juntos.

Peleas continuas

Lo que hace un tiempo eran cosas que no compartías con tu pareja pero que las admitías porque te sentías su alma gemela, ahora ya no lo soportas, y a la mínima os enzarzáis en una discusión, peleáis, no os aguantáis, y lo que es peor, utilizáis argumentos sucios, bajos, hirientes, os hacéis daño por gusto.

No sois felices

En otra época, cualquier tarde era un buen momento para sentiros feliz, hasta la actividad más cotidiana era recordada como un momento feliz, ahora …

Las noches de insomnio son bastante desagradables para las personas que las sufren casi sin más. La angustia que provoca el no dormir hace que nos sintamos muy incómodos y que pensemos que el hecho de ganar el sueño no está para nosotros. Todos sabemos que el descanso es una necesidad que no se puede cubrir de ninguna otra manera por ello, cada vez que nos sintamos abatidos es mejor que busquemos la manera de estar tranquilos y relajados para el conocido “momento del sueño

Existen personas para las que irse a la cama se convierte en un espacio de lucha general del que no pueden salir y dónde se sienten más que incómodos y ante esto debemos poner medidas cuanto antes para que la situación no vaya a más y ello se convierta en algo que se vuelva crónico y de lo que estemos más que en desagrado.

Noches-de-insomnio

¿Qué son las noches de insomnio?

Antes de hablar de todo aquello que podríamos hacer para ganar el sueño, es  bueno que sepamos qué son exactamente las noches de insomnio y cómo es que tendremos un buen descanso aún cuando sintamos que no podemos “estirar los brazos hacia másEl insomnio es un trastorno que está basado en una incapacidad para conciliar el sueño o estar dormido durante un periodo de tiempo X. Sin embargo, debemos distinguir entre diferentes tipos de insomnes que sienten emociones muy distintas entre sí.

Lo importante siempre es que no convirtamos esta circunstancia en algo crónico y para ello es para lo que tenemos que estar luchando y sintiendo que avanzamos hacia adelante puesto que las única manera real de ganar la batalla es haciéndole frente. Las noches de insomnio por tanto, pueden ser algo pasajeras y que venga por episodios determinados en los que dormir nos resulta mucho más complicado de lo que hayamos pensado en un principio.

No-poder-dormir

¿Cómo puedo evitar las noches de insomnio?

Evitar las noches de insomnio se convierte en nuestra misión principal cuando estamos angustiados por este hecho, ya que es una manera de conseguir el propósito de dormir pero para estar tranquilos y relajados debemos antes concienciarnos de la necesidad que supone dormir para nosotros y de lo importante que es que podamos ganar el sueño allí dónde nos planteemos el mismo.

No es ningún misterio saber que dormir es una necesidad que no se puede

pierde peso

Si la cabeza se mantiene fuerte y resiste la sensación de hambre y los antojos de más cantidad y de dulces, se continúa recurriendo a los depósitos de grasa para mantener el propio funcionamiento corporal.

Las calorías superfluas que el cuerpo no pudo colocar a corto plazo entre los limitados depósitos de azúcar, las transformó en moléculas de grasa más pequeñas. Ahora está muy de moda la dieta de Kayla Itsines Bikini Body Guide pero ya hablaremos más adelante sobre ella en siguientes artículos para este blog.

Ahora debe invertir ese proceso, pero hay algunos problemas. El cuerpo no se limita de una manera inofensiva a la grasa almacenada, sino que ataca también a los músculos, y puesto que le falta alimento libera la hormona del estrés, la noradrenalina.

El efecto yo-yo

Con ello eleva a largo plazo la presión sanguínea. La hormona estimula además el almacenamiento de grasa en las células adiposas. Por ese motivo y porque el metabolismo no puede volver tan rápidamente a su nivel normal, es frecuente que tras las dietas se produzca el temido efecto yo-yo.

El peso que acaba de perderse se recupera con rapidez, sigue el nuevo adelgazamiento, otra vez aumenta el peso…, comienza un peligroso círculo cerrado.

Por eso es importante no volver a comer inmediatamente como antes después de una dieta de adelgazamiento. Acostumbrado ahora a la dieta mínima, el cuerpo considera la cantidad antes normal como un exceso y con ella llena sus células adiposas.

El aporte energético

Pero ya que también se degradaron músculos, puede producirse que el cuerpo se vuelva ahora más esponjoso y graso que antes de la dieta. Los científicos han averiguado que hay que reducir en un quince por ciento el aporte energético si se quiere mantener a largo plazo ese menor peso.

Otro truco consiste en retirarle al cuerpo durante la dieta sobre todo las grasas, aunque parezca que este camino es el más difícil: investigadores norteamericanos han llegado a la conclusión de que las personas con sobrepeso que hacían una dieta de 800 calorías diarias, perdían unos 460 gramos si no se reducía el porcentaje de grasas en la alimentación.

En el caso de una dieta pobre en grasas con más hidratos de carbono, estas personas perdían sólo 280 gramos diarios, formados en un ochenta por ciento de grasas y un veinte por ciento de agua.

En la dieta